En un territorio limítrofe controvertido entre Perú y Chile, a más de 1.800 kilómetros de la Capital de este país vivió José Esquivel muchos años, entre 1970 y 1990, integrado a las costumbres y estilo de vida de sus habitantes después de dejar su actividad comercial en Santiago de Chile.

Esa región estuvo habitada por diferentes culturas indígenas, destacándose la cultura Chinchorro. Perteneció al Imperio Inca antes de la llegada de los españoles a América y luego al Virreinato del Perú. Estuvo en poder del Perú más de 500 años hasta la Guerra del Pacífico.

Durante la Guerra del Pacífico, en 1879, el ejército chileno invadió el departamento peruano de Tarapacá, convirtiéndose la zona en sede de los principales combates. El inicio de los diversos enfrentamientos se da con la Batalla de Arica el 7 de junio de 1880. Tras esas batallas, Chile controló los territorios y empezó el proceso de colonización.

El Tratado de Ancón (1884) estableció la entrega a perpetuidad del Departamento de Tarapacá a Chile, y la administración temporal de las provincias de Arica y Tacna, hasta la realización de un plebiscito. Este plebiscito nunca se realizó, sino que se firmó el Tratado de Lima en 1929 que permitió la devolución de Tacna al Perú y la cesión definitiva de Arica a Chile.

El territorio de Tarapacá fue entregado a Chile bajo las condiciones del Tratado de Ancón, mediante el cual Chile logró el dominio sobre el Departamento de Tarapacá, y la posesión de las provincias de Tacna y Arica del Departamento de Tacna por diez años, después de lo cual se organizaría un plebiscito para determinar la soberanía sobre éstas y otras materias. La provincia fue creada oficialmente por ley el 31 de octubre de 1884.

La Provincia de Tarapacá fue una división territorial de Chile, existente desde 1884 hasta 1975, creada sobre la base del departamento peruano de Tarapacá.

Recién con la firma del decreto promulgatorio de la ley número 20.175 que crea la Región de Arica y Parinacota se establece el status del territorio, comenzando a regir esta ley el 8 de octubre de 2007.

 

Las figurillas de terracota son un modo de expresión religiosa y artística hallado con frecuencia en la Antigua Grecia. Transferida esta forma de expresión al arte de José Esquivel apreciamos el valor de documento cultural que nos aporta hoy en día para el conocimiento de la cotidianeidad de los pueblos de la región más septentrional de Chile.

 

En efecto, baratas y relativamente fáciles de producir, estas figurillas proveen un testimonio invaluable acerca de la vida cotidiana, costumbres y religión de los antiguos habitantes del sur de Perú y el norte de Chile.

Es curiosa la expresión de estas estatuillas de terracota, que en muchos casos representan mujeres que exhiben los pechos y los genitales. Otras estatuillas muestran diversas actividades, algunas de ellas comerciales e incluso el tradicional “chaqchado” y “akullycu” de hojas de coca, habitual entre los indígenas de esa septentrional región.

JOSÉ ESQUIVEL
Newsletter
  • Facebook Social Icon
  • Google Places Social Icon
  • Google+ Social Icon
Ubicación

San José 1409 - 1413

al lado de la Intendencia de Montevideo
Montevideo - Uruguay - Código Postal 11200

 098 481 582 - 097 681 582
fucapacite@gmail.co
m

©2001Fundacion Panamericana